Tienes problemas para ver este email? Click aquí para verlo en tu navegador
 
 
  - La Gran desconocida
  - Historia, arte y cultura
  - Encrucijada de caminos
  - Tradición
  - Protagonista en los Fogones
  - Aventura
 
  - Calidad Rural
  - Salud
  - Sobretodo, Naturaleza en estado puro
  - Camino del Norte
  - Transcantábrico
   
 
 
   
 

Existe un lugar en el Norte de España donde el verde intenso se funde con el azul profundo que se debate entre el Océano Atlántico y el Mar Cantábrico; un paisaje de belleza única que sirve de punto de encuentro de tradiciones ancestrales y tendencias de vanguardia. Pocos son los que saben que existe otra España, una España alejada de estereotipos, una España Atlántica, una ESPAÑA VERDE. Un lugar que para unos se asemeja a la Bretaña francesa, a otros les recuerda a Cornualles, los hay que piensan en los Highlands escoceses y muchos la confundirían con Suiza, si no fuera porque desde lo alto de sus cumbres se divisa el mar Cantábrico. Uno de los lugares más bellos y desconocidos de la Península Ibérica. Un paraíso aún por descubrir. No sólo un destino para ir de vacaciones, sino un viaje para vivir experiencias únicas. El lugar idóneo para escapar del estrés de la vida cotidiana y desconectar de la rutina en un entorno bellísimo.

Desde las Rías Baixas gallegas hasta el golfo de Vizcaya, la España Verde recorre la costa norte de la Península Ibérica a través de cuatro Comunidades Autónomas: Galicia, Asturias, Cantabria y Euskadi.

En este rincón de España destacan dos paisajes: la costa (el mar) y la montaña; el azul y el verde. La costa está marcada por rías, acantilados, playas e infinidad de pequeños puertos pesqueros. El interior, por contra, destaca por su diversidad paisajística y sus contrastes, desde extensas praderías verdes y densos bosques, de árboles autóctonos, hasta montañas que alcanzan sus mayores cotas en los Picos de Europa.

Regresar

 

 

 
   
 

La España Verde atesora un rico patrimonio único en todo el territorio español: sus cuevas – entre la que sobresale la Cueva de Altamira - e iglesias prerrománicas asturianas declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO,  la Catedral de Santiago de Compostela, museo Guggenheim, son algunos ejemplos a destacar.

Su accidentada orografía puede que nos sugiera otras latitudes, otras culturas; sin embargo, pocos lugares hay históricamente más españoles que estas tierras. Es aquí donde aparecen buena parte de los vestigios del Paleolítico Superior, donde se rebelaron con fiereza contra el poder de Roma y donde se inició la reconquista contra la dominación árabe que habría de durar ocho siglos. Santiago de Compostela, Covadonga, Altamira,… evocadores nombres que encierran en su cautivadora sonoridad el germen mismo de la nación española.

Pero, la España Verde nos seducirá también por su rico patrimonio histórico y artístico, por sus museos, por sus costumbres y tradiciones, por sus fiestas y, cómo no, por su magnífica gastronomía y su enología.

La España Verde encierra infinidad de tesoros, desde la considerada como la “Capilla Sixtina” del Paleolítico Superior: Altamira - hito cultural de la Historia de la Humanidad y máximo exponente del arte rupestre del Paleolítico Superior – hasta las expresiones artísticas más vanguardistas de los últimos tiempos – Frank Gehry, Santiago Calatrava o Oscar Niemeyer son algunos de los arquitectos de renombre internacional que han querido dejar su impronta en la España Verde.

 
   
 

Aquí, no solo pervive la huella de los antiguos pobladores sino que el devenir del tiempo se manifiesta también en las raíces celtas de sus pueblos; en los vestigios de los tiempos de ocupación romana; en el esplendor de sus iglesias, prerrománicas y románicas; en uno de los más grandes monumentos medievales del mundo y paradigma de la evolución que durante la segunda mitad del siglo XII sufre el románico hacia el naturalismo gótico, el Pórtico de la Gloria; en sus catedrales, donde destacaría, como ya hemos mencionado, la de Santiago de Compostela y, como no, en sus museos. Referencia mundial es el Guggenheim pero en la España Verde hay cabida para casi todo. El pintor y escultor vasco Agustín Ibarrola deja su particular huella en el Bosque de Oma (Urdaibai, Vizcaya) o en la escollera del puerto de Llanes (Asturias). El también escultor vasco, Eduardo Chillida, deja alguna de sus obras predilectas repartidas por la Cornisa Cantábrica - “El Peine del Viento” en San Sebastián y “El Elogio del Horizonte” en Gijón.

 
   
 

Ahora bien, también el pasado más reciente se convierte en historia. Las ciudades se reinventan para hacer frente a las diferentes crisis económicas que han sufrido en el último cuarto de siglo. Goierri, con Zerain Parque Cultural; El Entrego, con el Museo de la Minería y de la Industria; Bermeo, con el Museo del Pescador; Riotuerto, y sus altos hornos de La Cavada y; El Ferrol, con sus astilleros son alguno de los ejemplos más significativos.

Regresar

 

 
   
   
   
 

La España Verde es tierra de peregrinos donde el  Camino de Santiago conserva su verdadera esencia y  atraviesa parajes de singular belleza. 

Aquí se fraguó el inicio de la Reconquista y aquí se inició una de las principales rutas de peregrinación – El Camino de Santiago. Aunque con los siglos obtuvo mayor auge y prevaleció el camino francés, fue el rey Alfonso II el Casto, en el siglo IX, el primero en emprender camino desde Oviedo hacia la tumba del Apóstol para erigir allí una iglesia digna de albergar tales reliquias. Su sucesor, Alfonso III, peregrinaría varias veces más al lugar sagrado, consolidándolo rápidamente en Europa como alternativa a Roma y Jerusalén.

El Camino del Norte, utilizado para viajar a Santiago de forma segura por los reyes europeos durante gran parte de la Edad Media, constituye un aliciente por la belleza de sus paisajes. Así, cualquiera de sus variantes, ya sea el Camino Primitivo, el del Norte o sus muchos ramales son la mejor opción para huir de la masificación y vivir, de forma intensa y auténtica, la esencia de esta ruta. Un recorrido que nos permitirá no sólo descubrir la riqueza cultural y humana de la tierra por la que discurre sino también, acercarnos a visitar otros centros de peregrinación como el Monasterio de Santo Toribio de Liébana o la catedral de San Salvador. Lugares santos que dan cobijo a algunas de las reliquias más preciosas y veneradas de toda la cristiandad.

Regresar

 

 
   
   
 

Un manto verde salpicado de villas marineras y pueblos que han sabido preservar hasta nuestros días todo su encanto, tradición y autenticidad en donde encontraremos una gran riqueza cultural y etnográfica, como son Hondarribia, San Vicente de la Barquera, Cudillero o Cambados entre otros.

Esta zona la dominan pueblos con una identidad cultural distinta, que debido a su difícil orografía se mantuvieron tradicionalmente aislados, lo que les ha servido para mantener una cultura casi indemne y ha permitido que pervivan lenguas propias como el euskera o el gallego.

Una cultura que se manifiesta en sus fiestas, en sus tradiciones, en el desarrollo de sus pueblos y ciudades. En definitiva, en su forma de vida.

Algunas de sus romerías y fiestas tradicionales se remontan a la Edad de Bronce. Dicen que ya en aquel entonces los gallegos trataban de domesticar a las bestias. La “Rapa das Bestas” ha convertido el rito de marcar y “rapar” las crines de los caballos en un auténtico espectáculo festivo. Pero también, las Guerras Cántabras y La Folía, en Cantabria; La Descarga o el Descenso Internacional del Sella en Asturias; las Fiestas Vascas de Zarautz o San Ignacio en el País Vasco, son algunos de los ejemplos de eventos que nos harán disfrutar e imbuirnos de costumbres y tradiciones muy arraigadas en estos pueblos.

 
   
 

Regresar

 

 
   
   
 

41 restaurantes con estrellas Michelín son la mejor carta de presentación de la fama gastronómica de la España Verde.

La gastronomía, cómo no, también es protagonista en la España Verde. La mar, el campo y la montaña ofrecen todo lo que uno pueda desear, y no sólo para la cocina tradicional; hoy los fogones preparan nuevos platos que hacen, junto a la cocina de siempre, que este lugar sea también un paraíso del buen comer. No en vano, el País Vasco, junto con Cataluña, es la región española con mayor densidad de estrellas en la guía Michelin. Juan Mari Arzak, Martín Berasategui o Pedro Subijana han sabido revolucionar la cocina hasta convertirla en uno de los pilares básicos de la oferta turística de la España Verde.

 
   
 

Pero la calidad de la gastronomía, de este rincón de España, no se limita a sus fogones. Vinos de gran calidad blancos y tintos, licores y orujos, e incluso bebidas tan ancestrales como la sidra, acompañan a exquisitas viandas. 

Regresar

 

 
   
   
 

Más de 2.000 kilómetros de costa, numerosas  Reservas de la Biosfera, así como espacios protegidos son los escenarios inimitables que brinda la España Verde para la práctica de todo tipo de actividades de turismo activo y aventura.

Pocos lugares concentran tanta diversidad natural, tan heterogénea. Pocos lugares incitan, como lo hace la España Verde, a su disfrute activo y aventurero, al juego responsable y respetuoso con los elementos de la naturaleza, a vivir en un mundo insólito e inesperado que exige sentido y habilidades para comprenderlo y disfrutarlo.

 
   
 

Vela, escalada, rutas a caballo, espeleología, descensos en canoa, barranquismo o rutas en bicicleta de montaña son algunas de las actividades que nos ofrece la España Verde. Sólo, con amigos, en familia o en pareja. El paisaje que, hoy, dispensa calma y reposo puede convertirse en escenario de mil aventuras, en cancha para el deporte o en ruta de descubrimientos. Con la guía adecuada, sólo hay que organizarse. ¿Quién sabe lo que puede depararnos esta tierra?

 
   
 

Regresar

 

 
   
   
 

La España Verde es sinónimo de calidad, y cuenta con gran cantidad de establecimientos rurales certificados con la marca “Q Calidad Turística”.

 
   
 

También es sinónimo de calidez, de autenticidad, de originalidad, de innovación y de crecimiento sostenido y vertebrado. La oferta de turismo rural se abre a la captación de nuevos públicos y nuevos segmentos de demanda, y se convierte en su mejor imagen de destino. Hoteles con encanto, casas rurales, pazos, caseríos, clubes y marcas de calidad son garantía a la hora de elegir la España Verde como destino de viaje.

Regresar

 

 
   
   
 

Diversos balnearios y centros de talasoterapia se ponen a disposición del cuidado del cuerpo y descanso del viajero de la España Verde.

La España Verde es rica y famosa por sus aguas termales. De hecho, ya los romanos identificaron las primeras fuentes termales y construyeron infraestructuras para su disfrute aunque no es hasta finales del siglo pasado cuando los balnearios preexistentes se transforman para convertirse en complejas instalaciones hoteleras donde se conjuga la salud y el cuidado del cuerpo con el disfrute del tiempo de ocio.

 
   
 

Regresar

 

 
   
 

Un litoral de más de 2.000 kilómetros: acantilados, montañas, bosques, ríos, playas… La naturaleza asomada al mar.

La varita mágica de la naturaleza ha dotado a estas cuatro regiones de una belleza inigualable: parques, reservas naturales, bosques, lagos, valles y montañas rodean preciosas villas delimitando un conjunto turístico de características insospechadas, desde el punto de vista de la conservación y la diversidad de paisaje. Destacan las Islas Atlánticas o los Picos de Europa, ambos espacios declarados Parque Nacional, pero otros espacios como el Parque Natural de Urkiola no van a la zaga.

 
   
 

La España Verde puede presumir, y presume, de albergar infinitas especies de aves marinas; de una costa en la que se encadenan archipiélagos de islas, que permiten descubrir los misterios y leyendas del Atlántico; de unos montes, por los que corren libremente osos pardos, lobos, rebecos, corzos y urogallos y que sobrevuelan águilas reales, buitres, azores, pícidos y otras muchas especies de animales salvajes. Una gran variedad de especies de fauna y flora, autóctona, que convierte a estos parajes en el destino perfecto para los amantes del medio ambiente. 

 
 

No obstante, como ya hemos dicho, la España Verde no es sólo sinónimo de naturaleza sino que cada una de estas regiones posee una particular personalidad por la que merece la pena visitarla. Año tras año cada una se esfuerza por poner a disposición de los visitantes nuevos atractivos y recursos turísticos que hagan de la visita, más si cabe, una experiencia inolvidable.

 
   
 

A continuación se destacan dos de los productos que permiten conocer la España Verde en toda su extensión: el Camino del Norte y el Transcantábrico.

Regresar

 

 
   
 

El Camino del Norte engloba tanto el Camino Primitivo como el Camino de la Costa, y ofrece al peregrino parajes de bosques, verde y caminos que atraviesan pueblos bucólicos y grandes urbes.

El Camino Primitivo une  Oviedo con Santiago de Compostela por una ruta montañosa.

El Camino de la Costa, que discurre a lo largo de la costa cantábrica, fue una de las rutas más activas en los primeros años de peregrinación, principalmente para los peregrinos llegados por mar.

 
   
 

La dureza de este Camino, junto con el apoyo de los reyes cristianos a la peregrinación por caminos interiores, dejó al Camino de la Costa como ruta secundaria en los siglos siguientes, cuando las peregrinaciones a Santiago alcanzaron su punto álgido.

En los primeros años del siglo XXI, el Camino del Norte ha vivido un gran auge gracias a la labor de divulgación de historiadores y asociaciones y el apoyo de las administraciones.

Los peregrinos han convertido el Camino del Norte en una alternativa al Camino Francés, tanto por la masificación de éste, como por ser una opción de peregrinación una vez realizada la ruta más famosa.

Un recorrido que nos permitirá no sólo descubrir la riqueza cultural y humana de la tierra por la que discurre sino también, acercarnos a visitar otros centros de peregrinación como el Monasterio de Santo Toribio de Liébana o la catedral de San Salvador. Lugares santos que dan cobijo a algunas de las reliquias más preciosas y veneradas de toda la cristiandad. 

 
 

Regresar

 

 
 

El Transcantábrico GRAN LUJO .  Es un tren excepcional con grandes y lujosas suites y hermosísimos salones comunes. Creado en el año 2011 para los clientes más exigentes, realiza el itinerario de San Sebastián a Santiago de Compostela y viceversa, en 8 días y 7 noches. Todo el viaje es exclusivo, las visitas, la gastronomía, el tren, el autocar de lujo, etc. El placer único de lo exclusivo.

 
   
 

El Transcantábrico CLÁSICO.  Con 30 años de andadura y multitud de premios y reconocimientos internacionales, este tren está equipado con suites clásicas y grandes salones comunes. Realiza el itinerario de León a Santiago de Compostela y viceversa, recorriendo la España Verde (Galicia, Asturias, Cantabria y País Vasco) en 8 días y 7 noches. Un crucero cinco estrellas por el norte de España.

El viaje en estos trenes incluye:

  • Siete noches de alojamiento en compartimento Suite Lujo a bordo del tren
  • Siete cenas y sietes comidas con la mejor gastronomía típica (incluye vinos, café y licores)
  • Siete desayunos gran lujo, con buffet libre
  • Música y fiestas en el coche Pub
  • Excursiones programadas, con entradas a museos, catedrales, claustros, etc.
  • Autocar de lujo que acompaña al tren en todo el recorrido.
  • Prensa diaria y revistas
  • Guía durante todo el recorrido
  • Un excelente equipo humano a disposición del usuario.

Además de su web propia, están presentes en diferentes redes sociales: facebook, youtube, twitter, flicker y el blog de trenes turísticos.

 
 

Regresar

 

 
   
  OFICINA ESPAÑOLA DE TURISMO EN MÉXICO
Para cualquier comentario, sugerencia y/o información favor de contactarnos en:
Francisco Petrarca, 240, Col. Chapultepec Los Morales, C.P. 11560, México D.F.
Tel. + 52 55 52491270. Fax. 52 55 52491271 www.spain.info/mx
Para información turistica: pulse aquí , Si es usted un profesional:pulse aquí